martes, 18 de octubre de 2005

Cambiemoslo.

Tengo un amigo, un gran amigo, uno de los mejores, que de vez en cuando me pasa la mano por encima de los hombros y me dice al oído:

--No tenemos nada que hacer. Nada. En este mundo no cabemos nosotros, está claro. Hazme caso, eso de leer y pensar no se lleva. Y menos tú, que te gusta eso raro de los versos. En serio, hay que ser un cabrón es lo que funciona ahora, estamos fuera de sitio nosotros.

No sé, quizá es un poco exagerado pero tiene su parte de razón. (En realidad él, mi amigo, es de los que piensa bien lo que dice y dice bien lo que piensa, yo aprendo mucho con él) ¿No estamos todos abocados a correr? A las prisas, al "ahora", a la inmediatez...

Todo está dirigido a no tener tiempo realmente libre. Aprovecha los minutos libres para ir al gimnasio, para el bricolaje, para comprar, para cocinar (a ser posible comida rápida)... Algunos sí buscan tiempo de ocio para leer, pero a ser posible novelas cortas que no te compliquen mucho la cabeza que ya bastante me lían en el trabajo... Además de la falsa y asquerosa excusa omnipresente: "no, si me parece mal, pero si no lo hago yo, lo hará otro y me joderá a mí..."

Y mientras tanto en nuestras vidas, en las vidas de los que nos rodean, en los mundos que habitan en este mundo pasan cosas, y la mayoría espantosas. Pero no tenemos tiempo para pensar en ello, supongo.

Porque si no... ¿como podemos dejar que siga muriendo la gente de hambre?

(no es demagogia, es desagradablemente real)


En fin, si este mundo no está hecho para lectores, pensadores y poetas, nos quedan dos opciones: o cambiamos nosotros o cambiamos el mundo. ¿Quién se apunta?

2 comentarios:

La_Oli dijo...

desde el cero al infinito...cambiando el mundo!

Anónimo dijo...

Cambiemos nosotros y cambiara el mundo.