miércoles, 8 de febrero de 2006

Caminar

Entre mi amigo Jesús, Paulo Coelho y Eduardo Galeano me han hecho ver con claridad que lo importante es el camino. Y que la utopía sirve para caminar.

No merece la pena gastar tiempo en soñar con una meta si no disfrutas del proceso que te llevará al objetivo. A lo peor, renuncias a muchas cosas en el trayecto, te sacrificas, sufres, pasas penurias, fatigas… y cuando al fin alcanzas aquel palacio dorado que soñaste, no te gusta. Resulta ser frío, incómodo, vacuo y encima solitario.

Por eso hay que disfrutar de “esta excursión a la muerte que es la vida” (M. Benedetti) a cada instante. No renuncies a un placer como condición para disfrutar mañana de otro mayor, quizá no llegue nunca mañana. Digamos que si te marcas una meta que sea inalcanzable, para que nunca dejes de andar hacia ella.

Eso sí, no olvides de disfrutar de lo que encuentres en el sendero, o a las márgenes. Incluso aunque tengas que desviarte un poco, o recorrer lo ya caminado. No dejes nunca de conocer a la gente que se cruce en tu camino o lo comparta. De la gente aprenderás todo.

Este blog empezó como un nexo entre “la gente que cuenta cuentos y la que los escucha” (A. Quintero) y ahora, humildemente, se dedica a devolver estrellas de mar al océano, a contar pedacitos de vida que arranquen sonrisas y también, a mostrar las cosas buenas y la gente interesante que comparte nuestro camino.

¿O quizá las tres cosas sean lo mismo?

1 comentario:

Jesus dijo...

Pues si, el camino es lo imortante pq perseguir un sueño es bonito pero a veces la peor pesadilla es q el sueño se cumpla.
Los objetivos estan bien en esta vida pero el sufrimiento te hace aprender q lo importante es el aqui y el ahora.Si te fijas solo en el futuro sufriras si tu sueño no se cumple, si recuerdas el pasado sufriras porque no era lo esperado solo el presente es real por lo tanto aprovecha el momento y aprende del camino y de los q se encontraran en el aunque sean compañeros de viaje muy breves.
Gracias por llamarme amigo.