domingo, 4 de diciembre de 2005

Eres

     Eres

tu sonrisa límpida
          y tu risa sincera y generosa

tus miradas
          y tus grandes ojos abiertos

tus tristezas leves
          y tu contagiosa alegría

el tacto ignorado
          y la esperanza de conocerlo

tus susurros
          y tu voz redonda

lo que conozco de ti
          y lo que imagino

lo que escribes
          y lo que sueñas

lo prohibido
          o lo imposible

tú, que me estás leyendo
          y sospechas que hablo de ti

quien no me preguntará al vernos
          ¿o quizá sí?

2 comentarios:

Nuestro corazón tiene la edad de aquello que ama... dijo...

Yo nunca he comprendido a esas personas que dicen haberse enamorado delante de un ordenador.
Siempre pensé que yo sería incapaza de hacer algo así...
pero cuando leo lo que escribes, siento que si alguien me dijera esas cosas probablemente no necesitaría verle la cara.
Puede que aquí esté el verdadero significado de la red, hacer feliz a la gente,sin querer escribiendo como lo haces tú.
Está claro que nunca podrá reemplazar a la magia de una carta manuscrita pero tiene su aquel...

Todos a los que nos encanta "perder" horas y horas escribiendo sobre nuestras cosas estamos agradecidos de espacios como este...

La_Oli dijo...

yo por lo menos tengo la esperanza de que cuando lo escribo, tal vez, él lo lea.
un beso