viernes, 23 de diciembre de 2005

Querida Aina

Querida Aina:

Tras muchos años pidiendo a los Reyes Magos la paz en el mundo, me he dado cuenta de que no han hecho nada al respecto, así que he decidido escribirte a ti.

Ya sé que aún no has nacido (aunque yo ya tenga una foto tuya) pero te queda muy poco. Además no es una carta para pedirte cosas a ti, no faltaba más, si no que son cosas que pido (no sé exactamente a quien) para arreglar este mundo que me temo vamos a dejarte hecho un desastre. Allá voy:

Quiero que en el mundo que vas a vivir se terminen las guerras. Visto que los Reyes Magos no lo consiguen y la ONU menos, creo que solo nos queda una oportunidad: que lo hagamos nosotros, el mundo. No sé como, pero algo hay que hacer ¡ya!

Quiero que la gente devuelva muchas estrellas de mar al océano, que todos pongan granitos de arena y si son puñaditos, mejor. Que todos caminemos hacia el horizonte y que lo rocemos con los dedos. (Todo esto viene de los cuentos que algún día espero contarte)

Quiero que dejen de existir mundos de primera, segunda y tercera. Que haya un solo mundo y que tú, Aina, puedas viajar por muchos países y aprendas y enseñes cosas en cada uno de ellos.

Quiero que seas feliz haciendo feliz a la gente. Y como tú, todos los que crezcan contigo. Y que los que ya hemos crecido, nos contagiemos y hagamos lo mismo.

Quiero que vengas al mundo preciosa y bien. Que en ese momento mágico todo sea perfecto y que tu mamá llore un poco de alegría, porque las lágrimas de alegría no son saladas, son dulces.

Quiero que haya más personas como Biosbardo, Mar, Iratxe, Jesús, Raquel, don Mario, Angélica, Elsa, Valvanuz, Fran, Lucía, Isabel, Rodrigo,… y como tu mamá y la mía.

Quiero que se celebren menos días de los “Derechos humanos”, “Derechos de los niños”, de los animales, de los refugiados,… que se celebren menos y se cumplan más.

Quiero que los mares, los polos, la capa de ozono, los bosques, la “madre tierra” en general, os siga protegiendo como ha hecho siempre pero que la protejamos nosotros como no hemos hecho nunca.

Quiero que los niños y niñas, podáis ser exactamente eso: niños Y no “proyectos de persona mayor”, como quieren algunos. Que os podáis dedicar exclusivamente a jugar, a divertiros, a disfrutar, en definitiva: a crecer sin prisas.

Quiero que se derramen sonrisas por las calles, azúcar en los labios, versos en los cafés, luces en los túneles, cuentos en las escuelas, besos en los portales, abrazos en las estaciones… Que se derrame y se recoja. Y vuelva a derramarse.

Quiero que la gente entienda que la solidaridad bien entendida, nunca empieza por uno mismo.


Aina, por desgracia, muchas de estas cosas no se me van a cumplir pero sé que hay mucha gente que también las desea. Así que al menos ten el consuelo de que siempre quedan personas que intentan hacer de este mundo algo mejor gracias a su presencia. Somos unos cuantos intentando “arreglar un poco todo esto” para cuando llegues.

Me despido deseándote todo lo mejor, por supuesto.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Bonita carta , yo le diría aún mas que aprenda a ser feliz que la felicidad sea su proyecto de vida y q todas los momentos malos que vengan no la aparten de ese objetivo, q no se deje vencer, que de la cara y que en su camnino encontrara a muchos guerreros como tu, a veces perdidos, a veces cansados, muchas veces a punto de ser derrotados pero que mientras encuentren un hilo de vida en su alma llegaran a la luz de la felicidad, para ellos y para los demas.
Q recorra el camino de la vida regalando sonrisas, quizas solo eso cambie un dia este mundo y todos los dias del año sean navidad para todo este dolorido planeta.

Ainho dijo...

No sé qué decir, menuda sorpresa!
Una carta preciosa que guardaré con mucho cuidado para así, algún día, leerla en voz alta para esa personilla a la que va dirigida...GRACIAS.

Nuestro corazón tiene la edad de aquello que ama dijo...

Quizás sea yo sola, pero no entiendo que siendo tantas las personas que pensamos como tú no se arregla nada en este mundo.
Puede que los que deseamos estas cosas lo hagamos solo para nosotros y necesitaríamos más decisión a la hora de hacernos oir.
Y claro los que pensamos así somos los que menos pintamos en esta sociedad...
Estoy segura que las generaciones que vengan de nosotros con un poco de esfuerzo haran que las cosas cambien...

Anónimo dijo...

Hoy dia de los inocentes deseo a todos los inocentes de esas miles de guerras un minuto de tregua para que les llegue desde aqui una de esas estrellas de mar q sueles mandar.

La_Oli dijo...

CLaro que se va a cumplir todo eso que dice Galetti, y cuando tú vengas y descubras con esos ojos preciosos que seguro tendrás verás todo lo que hay en el mundo y todo lo que s epuede hacer para cambiarlo... y conseguiremos un mundo donde quepan muchos mundos.

Kitty-Wu dijo...

Jitu, qué bonito. Me ha encantado :)

La tía macarra de Aina :))))