domingo, 28 de mayo de 2006

Coincidencias

Unas coincidencias llevaron a otras y estas, acabaron con ellos dos en la cama. Coincidieron en los rincones de la piel más sensibles donde besarse y, por pura coincidencia, al día siguiente se despertaron al mismo tiempo.

El azar, el destino, las casualidades y las ganas recíprocas de saciarse del otro cuerpo, acabaron por construir una relación sencillamente mágica. Coincidían en cuando encariñarse, cuando quererse cotidianamente y cuando amarse hasta las entrañas. También solían coincidir en mostrarse enfadados para que el otro les mimase más todavía.

Así hasta que una tarde con lluvia y sin chocolate coincidió que ella dejó de quererle y él dejó de quererla, al mismo tiempo.

4 comentarios:

mariajo dijo...

¿Pero cómo puedes escribir cosas tan bonitas? Me siguen emocionando todos y cada uno de tus cuentitos.

Una fan :p

Princess Valium dijo...

¡Qué suerte coincidir hasta el final!
Las coincidencias, buenas o malas, siempre sorprenden.

Un beso

Sofocles dijo...

Pasión, amor y desengaño simultaneo.
Casualidad o sueño?

Bohemia dijo...

A veces se dan esas coincidencia...Y colorin colorado, esa historia se ha acabado...

Salu2