martes, 17 de abril de 2007

Por e-mail

Mi amigo Jesús se encontró esto y quiso compartirtlo conmigo, yo quiero compartirlo con ustedes. (Por cierto anímense a enviarme textos que les gusten y los colgamos aquí)

(para B)
Hay que estar preparados, dices,
para lo que va a suceder.
¿Cómo?
Podemos mirar el pronóstico del tiempo
(tal vez incluso el horóscopo),
dedicar los días a preparar paraguas e impermeables,
hacer que reparen las tejas rotas,
pavimentar los caminos de tierra
que tendremos que recorrer.
Podemos imaginar con todas nuestras fuerzas
cómo será cuando llueva (y dejar, mientras tanto,
de disfrutar del sol
que resplandece ahora mismo en la plazuela)
para hacernos una idea (¡una idea!) de cómo será y qué haremos
Pero cuando la lluvia llegue
habrá igualmente
agua, salpicaduras, barro,
y el sol estará cubierto por las nubes;
será así, no una idea, y tal vez ni siquiera se parezca a lo que habíamos imaginado.
¿Qué haremos entonces?
¿Encerrarnos en casa e imaginar cómo será cuando deje de llover
para así dejar de sentir la humedad en el aire?
¿Mirar el pronóstico del tiempo,
el horóscopo, para saber cuándo va a salir el sol de nuevo?

2 comentarios:

Puk dijo...

Bonita reflexión. Tenemos que aprender a disfrutar mas el momento y dejar que venga lo que tenga que venir.. Hace un tiempo que me di cuenta de ello y lo intento cada dia; y si, merece la pena aprovechar todos esos momentos y esas pequeñas cosas que muchas veces dejamos pasar sin prestar atencion siquiera.
Este rinconcito es una de mis pequeñas cosas, y como me alegro de poder disfrutarlo! ;)

Un besito!

Bohemia dijo...

No podemos siempre estar prevenidos, no podemos encerrar nuestro corazón en un frasco...Nos tiene que sorprender la vida y tenemos que aprender con ella...

Abrazos