viernes, 4 de mayo de 2007

Ella

Ella es tan especial para mí que no sé si podré explicarlo.

Ella es la meta y el camino al mismo tiempo.

Ella es inevitable, porque no puedes dejar de quererla cuando la conoces.

Ella confía en mí. Yo confío en ella. En realidad nos sostenemos el uno al otro a través de nosotros mismos.

Ella me mira a veces como asombrada. Y siento un leve vértigo de no poderle dar todo lo que merece.

Ella me subió tanto en su lista de prioridades que me puso por encima de sí misma. Yo, hice la viceversa.

Ella me quiere. Y me lo dice.

Ella se hace querer sin proponérselo.

Ella me toma del brazo, se acerca a mí y no dice nada pero lo dice todo.

Ella duerme cerca de mí como si yo la protegiese. Y lo hago.

Ella me anima aunque no sepa donde dejó sus ánimos la noche anterior.

Ella escribe mis cuentos, me dicta los poemas. Aunque no lo sabe.

Ella trajo este tiempo de fresas y de besos.

Ella es la ilusión hecha sonrisas.

Ella hace mi vida más habitable, más sana, más dulce, más alegre, más interesante. Ella hace mi vida mejor.

Ella me enseña a vivir cada día.

Ella cuida, como yo, de las estrellas de mar. Y las disfruta.

Ella es tan importante para mí que a veces tengo un poco de miedo. Pero luego pienso en ella y se me quita.

Ella se merece alguien especial. Pienso ser yo.

Ella es preciosa. Lo niega, pero es cierto.

Ella sonríe sin precauciones. Y sonríe mucho.

Ella es feliz conmigo. Pero sobretodo, ella me hace feliz.


(Ella me va a matar por escribir esto aquí… Pero esta es la entrada número 100 de este blog y tenía que hacerlo)

5 comentarios:

mariajo dijo...

Felicidades naran.

Por tu entrada número 100 (aquí seguiremos fieles hasta la mil, por lo menos) pero sobre todo, por estar así, que cuando se está enamorado el mundo se ve más bonito porque todo se mira acompañado.

Te lo mereces

Princess Valium dijo...

Ella es, sin duda, una mujer afortunada.
Un petonet

Anónimo dijo...

Me alegra saber que hay hombres capaces de confesar su amor al ciberespacio, con esa ternura tan poco convencional, que no es empalagosa, sino originalmente dulce. Ya es hora de que mostremos sin pudor los sentimientos, y creo que todos necesitamos oir esas palabras de declaración amorosa aunque sepamos que somos correspondidos. ¡Cuesta tan poco y nos hace tan felices!
Amaya

Bohemia dijo...

Pues que bonito homenaje y que belleza de escrito, el cien es un buen número para hacer algo especial...
Salu2

Anna dijo...

Acabo de descubrir tu blog y no he podido evitar curiosearlo de arriba a abajo... Una maravilla (y no me sorprende!!!)

Enhorabuena por ese amor tan fantástico!!!

Y felicidades por tu entrada número 100!

Nusky