martes, 5 de junio de 2007

Proyecto Amélie Poulain

Nunca he sido seguidor de “gurús” y siento desconfianza de quienes pregonan que, si se siguen sus indicaciones, se alcanzará una infinita felicidad. Así que por coherencia, no debería atreverme a ser yo quien aconsejara a otros sobre su felicidad. Ni me considero tan inteligente, ni tan culto como para que lo que yo diga, posibilite la felicidad a otras personas. Pero…

(en los “peros” está la magia)

Pero siempre he creído en las estrellas de mar. (Hay un post en este mismo blog publicado el 15 de Junio de 2006 con el cuento que explica esta expresión ) Soy defensor de la idea de que las pequeñas cosas cuando se juntan logran grandes objetivos, pero sobretodo de que en los pequeños placeres también reside la felicidad. No hace falta que se junten siquiera, un regalo inesperado, unas palabras acertadas a tiempo, una sensación que trae recuerdos agradables… cualquiera de estas cosas nos puede traer una felicidad tan intensa como un objetivo conseguido tras largo y fatigoso esfuerzo. Quizá más efímera, sí, pero igual de plena.

Y aquí, con este disfraz de divulgador, les traigo el proyecto “Amélie Poulain” por la proliferación de las estrellas de mar. Les propongo disfrutar de esos pequeños placeres intensamente, sentir que realmente mejoran nuestra vida y la hacen mejor. Y sobretodo les invito a compartirlos y a regalarlos. Como en la película “Amélie” preparar sorpresas a alguien sin que nunca sepa que fuimos nosotros o incluso hacer favores a alguien que ni conocemos.

Ya ven que el proyecto “Amélie Poulain” es, de momento un poco abstracto y difuso. Por eso precisamente está vivo y abierto a sugerencias. Si me hacen el favor déjenme las suyas en los comentarios o en lapoesiaesuncuento@hotmail.com

1 comentario:

Puk dijo...

Me parece un proyecto precioso, al que me apunto desde ya.Cuenta conmigo ara repartir estrellas alla donde vaya, sin condiciones. Que bonito sería si todos de vez en cuando regalásemos estrellas...

Besitos!