jueves, 21 de junio de 2007

Jesús y el verano

Un día un amigo me escribió en un sms: “espero que llegue el verano y todo sea radiante y con sabor a helado de fresa y nata o a champagne y rosas”.

Hoy llega el verano, todo es realmente radiante y está inundado de sabores dulces e intensos. Hoy puedo decir, sin miedo a equivocarme, que me siento plenamente feliz. Quizá aquel mensaje de mi amigo Jesús además de un deseo fue una premonición.

Por suerte con él, hay muy pocas “palabras no dichas” pero por si acaso, aquí esta este post, mi agradecimiento por contarle como mi amigo y mi promesa renovada de que “puede contar conmigo”.

You know what I mean, big man.

3 comentarios:

Bohemia dijo...

Brindo por esa felicidad...que la disfrutes plenamente...

Anónimo dijo...

Parece el título de un libro para adolescentes...Claro, como nosotros, q a pesar de todo seguimos siendolo.
Bss

Anónimo dijo...

Pues si el verano llego y Galetti es feliz,yo tambien brido por esa felicidad aunq ahora con chupitos de agua, you know man.
Abrazos desde alacant