martes, 3 de abril de 2007

La distancia

“Dicen que la distancia es el olvido…” Bueno, el olvido no. Pero sí que es una putada (con perdón).

Es más, si algo no es la distancia, es olvido. No hay manera de quitarte de la cabeza su presencia. O lo que es lo mismo, la presencia de la ausencia.

La distancia es un ópaco mecanismo invisible y, en ocasiones, inabordable. Una maquinaria difícil de desmontar a menos que la deshagas.

La distancia es una especie de penitencia injusta. Son los deberes impuestos al mejor alumno. La distancia es un “casi”. Es la peor consecuencia de las mejor de las causas.

La distancia es una suma de contradicciones amor/odio: amas y odias el teléfono, odias y amas a una ciudad (de la que tienes celos), odias y amas las estaciones de trenes y autobuses. La distancia es consolarte con poco y no tener consuelo.

La distancia es un “pero”.

La distancia (que no me cuenten milongas) no afianza nada. Ni es una bonita prueba a superar. A la distancia no te acostumbras con el tiempo, ni hace más especiales ciertos momentos. Lo que afianza, lo que hace especiales ciertos momentos son las personas. La distancia es, insisto, una putada (con perdón).

La distancia aunque sea anunciada o esperada, no es mejor recibida.

La distancia hace que, en el ultimo párrafo, no me apetezca nada ponerme optimista. Al fin y al cabo, la distancia es una…



En la expresión “estar lejos” la primera palabra lo es todo, la segunda, un accidente.

3 comentarios:

Roberto dijo...

"Yo soy el héroe de tu distancia", dijo alguien.

Princess Valium dijo...

...es un obstáculo enorme y una putada con todas sus letras. Un beso y ánimo.

mariajo dijo...

No te quito tu razón, porque intuyo tus motivaciones al escribir, pero ten en cuenta que la distancia, como todo, es una forma de valorar lo que tenemos (o lo que no tenemos) y no digo que afiance pero, ¿me vas a negar que los momentos en los que la distancia no existe no se disfrutan mil veces más?. Ya sé que no descubro nada nuevo (no me odies por ello), pero se trata de intentar poner el toque optimista.

Animo!