sábado, 9 de marzo de 2019

La tripulación




En este barco que en la popa luce el nombre de “besar las huellas”, no tenemos pasaje. Todas las personas que han subido a bordo forman parte de la tripulación. Todas han aportado su estrella de mar para hacerlo posible.

No hace mucho ya les hablamos de los músicos de excepción que hacen que la cubierta siempre esté animada y nos ayude a soñar. Pero, además, la sala de máquinas, cuenta con profesionales que hacen que todo funcione, permitan que se los presentemos.

Desde el inicio, tuvimos claro que la parte “física” debía ser tan bonita como la musical y tenemos la suerte de contar con Blanca Guinea diseñando el folleto y con David Palacín tras la cámara de fotos. Ella es diseñadora, maqueta libros y publicaciones, ha ganado varios premios en concursos de carteles y cuenta con experiencia en el diseño gráfico de discos (sioqué, lobocordero…). David es un fotógrafo reconocido internacionalmente con una especial predilección por los retratos y también por África. Sus fotos han visitado lugares como el Saint Louis, Miami, el Instituto Cervantes, el Museo Sorolla o Photo España. Acaba de recibir una beca de la Fundación Villalar y, además, capitanea el proyecto Nanga Deff.

El barco cuenta además con la experiencia y el saber hacer de Yon de la Cámara siempre manejando con precisión los mandos del estudio de grabación: Estudio Cinco. No queremos dejar de nombrar y agradecer además a Rosalía Santaolalla que aporta su voz recitando uno de los poemas en el disco, a Óscar Esquivias que ha escrito una nota introductoria para el libreto y a José Luis Gª Ubierna que nos hizo el vídeo de promoción para la campaña de mecenazgo.

Pero nuestro barco necesitaba multitud de grumetes y hemos conseguido reclutar a muchísima gente entusiasmada que ha sumado generosamente las cantidades necesarias para emprender la ruta: mil gracias a todas y cada una de las personas que han sumado su granito de arena en la campaña de micro mecenazgo.

Y, además de esos empujoncitos, es imprescindible hacer público nuestro agradecimiento a instituciones, empresas y colectivos que han ayudado a izar los mástiles: el Instituto Municipal de Cultura del Ayuntamiento de Burgos y la Fundación Caja de Burgos (a través de su programa CREA) han confiado en nuestro trabajo generosamente. También con una confianza y una generosidad tremendas, la vinoteca El Lagar se ha convertido en “Gran mecenas”. La librería “Luz y Vida” decidió del mismo modo que este proyecto merecía el apoyo y el esfuerzo. Y dos colectivos burgaleses como el grupo de Amnistía Internacional en Burgos y la Coral de Cámara San Esteban, han unido fuerzas entre las personas que los forman para apoyar el disco. No existe un sinónimo mejor que un sencillo pero sincero y rotundo: ¡gracias!



No hay comentarios: